¿Se acaba el veroño?

Hace varios meses que estamos esperando una imagen como ésta:

Arcoiris en Tafira, LPA. 19/10/2017, 08:30 a.m.

En toda España es necesario la lluvia y parece que ya va llegando. En nuestro caso, es la cola del frente que afectaba a la Península la que nos está entrando por el norte:

 

Simulación numérica del avance del frente

 

El viento no es muy fuerte y los alisios aún no están lo suficientemente establecidos como para que definitivamente se vaya el calor y pasemos a un tiempo más acorde a las fechas en las que estamos

Hay que recordar que el Cambio Climático una de las cosas que hará es modificar el cuándo y el cómo lloverá: los periodos sin precipitación serán más largos y, cuando llueva, lo hará probablemente con más intensidad en un espacio de tiempo menor. Más vale que nos vayamos preparando mentalmente para esto…

Por cierto, la palabra “veroño” es un invento del mundillo de los aficionados a la meteorología para caracterizar estos otoños que más bien parecen veranos.

Cosas de El Niño

Este año, mis vacaciones en Galicia han estado anormalmente pasadas por agua. Pocos días de sol, bastantes de llovizna e incluso de lluvia a ratos bastante intensa. Y no es una impresión, sino que lo avala el informe climatológico de la Xunta de Galicia (Meteogalicia) para el mes de agosto. De este informe, he tomado esta figura que lo deja claro:

Anomalía de la precipitación durante el mes de agosto. Fuente: Meteogalicia
Anomalía de la precipitación durante el mes de agosto. Fuente: Meteogalicia

La banda pegada a la costa ha recibido hasta 3 veces mas precipitación de lo habitual para el mes de agosto.

Eso es bueno y malo. Los ríos casi no sufren el estío, el campo está bastante verde y nos permitimos el lujazo de poder ver escenas como estas:

Arcoiris doble completo (C) Luis Cana
Arcoiris doble completo (C) Luis Cana

Peeero, playa lo justo, la pesca también afectada (este verano no han entrado los calamares, ni los jureles y curiosamente, cada vez hay más vieras en la ría) así que hay que buscar otras actividades de ocio menos habituales.

¿Qué explicación hay para esto? En mi opinión, se debe a un NIÑO (ENSO) en pleno desarrollo, que ha desplazado al anticiclón de las Azores fuera de su posición habitual y que, en consecuencia, ha permitido que más bajas de las habituales hayan rozado la costa de Galicia. Nótese en la primera gráfica que sólo ha sido la costa; el interior de Galicia -Orense- ha permanecido seco o muy seco y con bastante calor. Eso se apreciará sin duda en las cosechas de Albariño y demás afamados caldos de la zona.

¿Y qué cabe esperar? Pues en un informe de hace unos días, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) acaba de conformar que este será uno de los cuatro episodios más fuertes desde los años 50, con anomalías de temperatura que seguramente superarán los 2º C en el Pacífico Ecuatorial. El máximo se registrará probablemente hacia Navidades, pero sigue siendo una estimación.

Sin embargo, el MetOffice (británico) advierte que eso no implica que El Niño nos vaya a afectar en demasía. Por una parte, el fenómeno está bastante alejado  y su influencia no tiene porqué ser mucha; por otro lado, el clima de una zona es la suma de un montón de influencias, entre las que deberemos contar la Oscilación Cuasibienal (variaciones de la corriente en chorro), la oscilación del Ártico, los valores de anomalías de SST del Atlántico, el índice NAO, etc… Todos ellos actúan a la vez y pueden llegar a hacer que este Niño no tenga mayor trascendencia en Europa. Habrá que esperar y ver…