Leslie

Leslie es, ahora mismo, una tormenta tropical que se encuentra en mitad del Atlántico. Con una vida sorprendente (casi se deshizo pero renació de sus restos), ahora está amenazando con acabar sobre Canarias o pasar muy cerca. Claro, que también podría no ser nada de esto. Los modelos globales están divididos y hay una gran incertidumbre.

El modelo del Centro Europeo (ECMWF), así como el del servicio meteorológico británico (UKMO) evolucionan de forma parecida y hacen esta predicción a 10 días:

Predicción a 240 horas del modelo del ECMWF. (c) Tropical Tidbits

El modelo GFS de la Administración Norteamericana (NOAA) y que está actualmente en sevicio pinta las cosas mucho más negras:

Predicción a 240 horas del modelo GFS de la NOAA. (c) Tropical Tidbits

Y este último es el modelo que va a sustituir al GFS, el FV3, y obtiene un resultado similar, pero manteniendo al final el ciclón al NE del archipiélago:

Simulación a 240 horas del modelo Fv3 (c) Tropical Tidbits

En resumen: O se acerca mucho y se da media vuelta (IFS-ECMWF), o roza La Palma y se va a morir al sur de Marruecos (GFS-NOAA) o pasa un poco más arriba de La Palma pero acaba volviendo atrás desde el NE, de la zona de Lanzarote, aún con bastante potencia (FV3-NOAA).

Por si fuera poco, ahora mismo hay una zona de bajas presiones al oeste de La Palma casi estacionaria y está sobre aguas relativamente cálidas con un entorno favorable para que se pueda generar una depresión tropical. El Centro Nacional de Huracanes de EEUU le da ciertas probabilidades (<40% de momento). ¿Una tormenta tropical? ¿Tal vez dos? ¿Quién da mas?

Siempre que me han preguntado si un huracán puede llegar a Canarias he dicho que no, que como mucho se acercarían como tormentas tropicales o sistemas que ya evolucionan a características extratropicales, y este pudiera ser el caso. Hay muchas probabilidades de que todo quede en nada, pero hay que vigilar la evolución de la situación porque podríamos tener sorpresas poco agradables. El miércoles ya deberíamos de tenerlo todo más claro.

 

¿Hasta dónde llegará este Niño?

El motivo de esta entrada es esta imagen que compara el fenómeno más fuerte registrado hasta la fecha (1997) con el estado actual:

Comparativa del fenómeno ENSO del 97 con el estado actual. Fuente : NOAA
Comparativa del fenómeno ENSO del 97 con el estado actual. Fuente : NOAA

Esta imagen tan impactante deja bien claro que si no es comparable, lo es por bien poco. Pero hay algo más en esta figura que no se ha comentado en los blogs habituales de meteorología: a diferencia de la vez anterior, no solo el Pacífico Central está afectado, sino una enorme área de agua cálida en la costa oeste de EEUU (que denominan The Blob). Parece que se acoplan positivamente en está ocasión la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO) con un episodio de El Niño (ENSO), de forma que es de esperar que el clima se vea modificado con más intensidad de la inicialmente esperada.

Habrá que seguir la evolución con atención. De momento, la temporada de huracanes en el Atlántico va a ser bastante menos intensa de lo habitual, mientras que en el área del Pacífico ya están a niveles de récord por la cantidad de “combustible” que ahora mismo hay disponible en el océano. ¡Hasta tres tifones a la vez se han llegado a formar hace pocas semanas!. Recordemos que los huracanes y tifones se alimentan de agua caliente, por encima de los 27º C y de momento, vamos sobrados.

Ondas de gravedad

Otra imagen en grises. En este caso, se trata del futuro ciclón tropical Lehar de categoría 1, solo que en el momento en que fué tomada la imagen -10z del 25 de noviembre- aún no era más que una tormenta tropical:

Imagen visible del ciclón tropical Lehar. (C) US Navy
Imagen visible del ciclón tropical Lehar. (C) US Navy

Este fenómeno se ha gestado sobre aguas del Golfo de Bengala, que están aún bastante calientes, entre 28º y 29º C. En ella se puede apreciar que aún no se ha desarrollado el característico ojo de los ciclones tropicales -está en fase de tormenta tropical- pero sí que se empieza a expandir la cubierta nubosa de cirros, extendiéndose radialmente desde el centro.

Aunque esto ya es interesante de por sí, se observa cómo en el lugar donde previsiblemente se acabará desarrollando el ojo, aparecen topes nubosos extraordinariamente elevados, generados por los cumulonimbos más potentes. En términos anglosajones se denominan overshooting tops, y han perturbado una capa de aire tan estable como la tropopausa, de forma que se ha generado un tren de ondas de gravedad que se propaga de forma concéntrica desde esta área. Parece ser que la previsión es que toque tierra como ciclón de categoría 2.