¿Hasta dónde llegará este Niño?

El motivo de esta entrada es esta imagen que compara el fenómeno más fuerte registrado hasta la fecha (1997) con el estado actual:

Comparativa del fenómeno ENSO del 97 con el estado actual. Fuente : NOAA
Comparativa del fenómeno ENSO del 97 con el estado actual. Fuente : NOAA

Esta imagen tan impactante deja bien claro que si no es comparable, lo es por bien poco. Pero hay algo más en esta figura que no se ha comentado en los blogs habituales de meteorología: a diferencia de la vez anterior, no solo el Pacífico Central está afectado, sino una enorme área de agua cálida en la costa oeste de EEUU (que denominan The Blob). Parece que se acoplan positivamente en está ocasión la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO) con un episodio de El Niño (ENSO), de forma que es de esperar que el clima se vea modificado con más intensidad de la inicialmente esperada.

Habrá que seguir la evolución con atención. De momento, la temporada de huracanes en el Atlántico va a ser bastante menos intensa de lo habitual, mientras que en el área del Pacífico ya están a niveles de récord por la cantidad de “combustible” que ahora mismo hay disponible en el océano. ¡Hasta tres tifones a la vez se han llegado a formar hace pocas semanas!. Recordemos que los huracanes y tifones se alimentan de agua caliente, por encima de los 27º C y de momento, vamos sobrados.

Algo se mueve en el Pacífico

Ya comenté anteriormente que Japón primero y EEUU después habían declarado finalmente que estamos ante un nuevo episodio de El Niño, aunque no de tanta magnitud como se esperaba. La NASA, el día 15 de marzo, ha generado la siguiente imagen sobre el estado actual del Océano Pacífico:

Anomalías en la atura del nivel medio del mar. Elaborada el 15/03/2015 por la NASA. (C) NASA
Anomalías en la atura del nivel medio del mar. Elaborada el 15/03/2015 por la NASA. (C) NASA

El fenómeno de El Niño o La Niña lo relacionamos habitualmente con la temperatura del océano y no con las anomalías de la altura del nivel del mar. Pero la correspondencia es sencilla: agua caliente > dilatación del agua > anomalía positiva de la altura del nivel del mar. Así que, curiosamente, midiendo con precisión la altura media del nivel del mar podemos deducir si el agua está más caliente o fría de lo habitual (0,6º C por encima de lo habitual concretamente).

En la imagen anterior está claro de dónde viene la declaración del fenómeno de El Niño, con el afloramiento del agua caliente en la zona central y oriental del Pacífico. Pero hay algo más en esta imagen. Para eso hay que fijarse no en la zona central del Pacífico, sino fuera de ella. De hecho, vamos a fijarnos en las zonas de latitudes medias y la costa oeste de EEUU. Se trata de la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO), que afecta durante un periodo de décadas a la temperatura superficial del océano en su conjunto, no solo en la zona ecuatorial.

Pues bien, esta imagen da indicios de que hemos pasado de una fase de PDO negativa (agua más caliente en el centro que en la costa) a una PDO positiva (se enfriará el centro del Pacífico y se calentará el agua en las zonas costeras). Y esto tiene gran relevancia para el clima, porque ya no hablamos de la zona central del Pacífico, sino de TODO el océano en su conjunto. Si finalmente se produce un cambio hacia PDO+, se terminará la sequía en la Costa Oeste de EEUU y los inviernos en la Costa Este serán más suaves.

Pero todavía es un indicio, aún está por ver cómo evolucionará.